Materiales para mejorar el buen dormir

Aunque no parezca dormir bien, requiere de un número de cosas. Por ejemplo:

Un ambiente agradable, un lugar libre de ruido y distracciones, una buena cama, un colchón ideal,  una pijama fresca, sábanas y cobijas limpias,  y quizás un buena de copa de vino, antes de caer en brazos de Morfeo.

De todas maneras aquí te contamos como algunos elementos pueden ayudar a conciliar el sueño de una manera rápida y agradable.

LA PIJAMA

La tela indicada para la pijama es el algodón ya que esta fibra permite la transpiración durante la noche y funciona de manera térmica adaptándose a la temperatura, es decir, no genera exceso de calor ni frío. Los materiales deben de tener distención de manera que sean ajustables, a través de elásticos o cordones en las pretinas ya que en la noche debemos estar sueltos. Y los colores si van al gusto de quien la compre, pero un animal print, o colores suaves son lo más indicados.

LAS SÁBANAS

Las sábanas son fundamentales a la hora de dormir, las de lino son una alternativa flexible. Sus fibras huecas le dan una capacidad natural para absorber la humedad del aire y liberarla de nuevo a medida que los niveles de humedad cambian, así que te mantiene fresco en verano y conserva el calor en invierno.

Las sábanas de percal que no es un material sino una técnica de tejido de alta calidad, concretamente, se teje alternando los puntos al derecho y al revés, de modo que permiten que corra el aire.

En cambio las sábanas de satén, a diferencia del percal, se teje con cuatro puntos del derecho y uno del revés, lo que le aporta un tacto más afelpado como el de tu camiseta de algodón preferida.

Las sábanas de franela que tienen una capacidad aislante, se convierten en un buen abrigo. Suenan perfecto para dormir también.

LA ALMOHADA

La almohada es un elemento clave y el complemento perfecto para el descanso. Sobre ella reposamos la cabeza a la hora de dormir y debe recogerla perfectamente. Además de adaptarse a nuestros movimientos, igual que el colchón. Si una almohada está muy hundida, es muy baja, demasiado alta, tiene poco o exceso de relleno, puede acarrear serios problemas para la salud. Las cervicales es lo que más se resiente por el uso continuado de una mala almohada.

En el mercado encontraremos diferentes materiales como fibras, látex, visco elásticas y muchas mas, si tenemos dudas, siempre es mejor dejarse asesorar por un especialista en descanso, como los especialistas de Sauter en las tiendas Aristas.

EL COLCHÓN

Nada menos, ni nada más que el señor colchón. Uno muy bueno reparte el peso del cuerpo de la manera correcta. Debe ser lo suficientemente firme para sostener bien el cuerpo, pero no tanto que resulte incómodo.  La firmeza del colchón es una cuestión de preferencia personal y de peso. Un buen colchón debe respetar la curvatura natural de la columna vertebral, boca arriba y alineada mientras duermas de lado. Si el colchón es demasiado duro, no se adaptará al cuerpo.  Si es demasiado blando, el cuerpo tiende a hundirse. Esto presenta distintos problemas: la sensación de calor aumenta, porque no circula el aire, y por otro lado la columna vertebral y la espalda no están bien sujetas, en ninguna posición. Por eso se vuelve muy importante tomarte tu tiempo y acudir a lugares en donde se trate el tema con seriedad y profesionalismo. Pasas gran parte de tu vida dormido, entonces mejor que sea sobre un gran colchón. Por eso es importante asesorarse con profesionales, especialistas en el tema, Sauter es nuestro gran recomendado. Tecnología de punta aplicada al descanso.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Otros artículos