4 estilos para tender tu cama

Este es quizás uno de esos rituales que llevamos haciendo toda la vida. La mayoría aprendimos una o dos técnicas básicas de nuestras madres, y cuando vamos a vivir por nuestra cuenta continuamos organizándola de la misma manera, pero con sábanas diferentes.

Sin embargo, a veces llega el deseo de cambiar nuestra habitación, sea porque queremos darle un aire distinto o porque compramos un juego de sábanas nuevo. Entonces vemos que la cama, siendo la protagonista de este espacio, puede transformarse usando ciertos trucos y accesorios. A continuación te dejamos algunas ideas:

  1. El doblez clásico

Si prefieres el estilo práctico, este será tu favorito. Para lograrlo solo necesitas lencería que contraste con tu cubrelecho o duvet, de forma que tenga un mayor impacto visual. Extiéndelos juntos, uno encima del otro, y en la parte de la cabecera dóblalos hacia afuera de manera que las almohadas queden expuestas. Así tendrás una linda composición en tu cama antes de que puedas decir ‘dulces sueños’.

  1. Fiesta de almohada

Esta modalidad depende de tus gustos y tu habilidad para combinar. Aquí puedes tenderla como de costumbre, porque la clave está en la manera en que mezclas colores y patrones en los accesorios. Prueba usando un cubrelecho de color sólido y combínalo con almohadas y cojines de tonos afines, con patrones fuertes y delicados al mismo tiempo para obtener un diseño armonioso.

  1. Silueta destacada

Tener una cama que rodea el colchón te permite explorar otras opciones de disposición, como la de templar las sábanas y cubrelecho por completo, ocultando los bordes hacia dentro. Esto le dará definición a tu espacio, otorgando más protagonismo a las figuras y formas. Si tienes una base cama, tenderla de este modo le aportará estructura a la decoración de tu cuarto.

  1. El acento ideal

Este es el momento de hablar de ese accesorio que ha tomado fuerza en los últimos años, la manta. Siendo la preferida de los gurús del interiorismo, esta se puede poner cuidadosamente doblada al final de la cama, o levemente desordenada en una esquina del colchón. Lo mejor es que es tan útil como encantadora: sirve para cubrirte sin desorganizar.


En general, hay mil maneras en que puedes tender tu cama, lo más importante es que te diviertas haciéndolo y evites la rutina, porque es una labor de todos los días.

¿Tienes algún secreto para tender la cama? ¡Te leemos!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Otros artículos