Cómo restaurar tus muebles de madera en 6 pasos

Muebles viejos, restaurar

Todos tenemos ese mueble que guarda un valor sentimental, ya sea porque nos lo heredaron o porque fue un regalo especial, pero, la mayoría de veces este mueble está desgastado o con arañazos e interminables capas de pintura descascarada que termina dándole al espacio un aspecto descuidado. A veces desearías deshacerte de él pero la nostalgia no te lo permite o simplemente quieres renovar su look para darle un toque moderno. ¡Pues no te preocupes! No tienes porqué tirarlo ni contratar un experto para que los restaure cuando puedes traerlo de nuevo a la vida, con una fresca apariencia que lo hará tu mejor compañero decorativo por muchos años más.

Aquí te contamos el paso a paso para restaurar un mueble de madera con tus propias manos de forma sencilla y entretenida.

Primero, ten en cuenta los siguientes materiales:

  1. Un trapo limpio y suave para limpiar su superficie.
  2. Papel de lija de grano medio y de grano fino.
  3. Brochas. Una más ancha para abarcar mucha superficie y una delgada para los detalles.
  4. Solvente para remover pintura (en caso de que tu mueble esté pintado)
  5. Tapaporos para cubrir el daño a la madera.
  6. Tinte o pintura para madera
  7. Barniz.
  8. Pintura para madera.

PASO 1: Limpia el mueble

Si el mueble ya ha sido pintado previamente, deberás remover completamente la pintura de su superficie. Para ello debes emplear el papel de lija de grano medio, el cual aplicarás directamente usando tus manos o usando una lijadora eléctrica, lo cual te facilitará el trabajo. También puedes emplear líquido solvente para la pintura, el cual es recomendable para piezas muy grandes o cuando ella realmente está tan adherida que sería difícil quitarla sólo con el papel de lija. En este caso, se aplica con brocha una capa de solvente sobre toda la superficie pintada y se espera a que haga burbujas. En ese momento, procede a retirar con la espátula la pintura que se desprende.

Usar cualquiera de los dos métodos es tu decisión, pero pintado o no, igualmente hay que eliminar toda capa de barniz y tinte que pudiera contener la madera.

Luego, usa un trapo para limpiar minuciosamente toda la superficie del mueble. Si utilizas un trapo humedecido, ten la precaución de dejar secar el mueble perfectamente antes de proseguir con los siguientes pasos.

El mueble debe quedar perfectamente libre de polvo y suciedad.

 

PASO 2: REVISA LA SUPERFICIE

 

Después de asegurarte que el mueble está perfectamente limpio y lijado, utiliza el tapaporos con insecticida integrado para eliminar los insectos de la madera. Si no lo haces, por mucho que quieras ocultar agujeros y limpiar el mueble, los insectos volverán a aparecer. Este insecticida es muy fácil de aplicar con ayuda de una brocha.

 

PASO 3: TIÑE TU MUEBLE

 

¡Es el momento de ponerle tu personalidad al mueble!

Usa una de las brochas para aplicar el tinte para madera o la pintura, de manera uniforme por toda la superficie. Te recomendamos usar productos al agua, bien sea tinte o pintura, porque son más fáciles de corregir cuando se comete algún error y, además, son menos agresivos que otros tipos de productos para colorear la madera.

El acabado y color dependerán enteramente de tu gusto y de cómo encaje el mueble en tu decoración. En este paso lo único que hay que tener en cuenta es que vas a aplicar el producto en varias capas sucesivas y delgadas, en lugar de una sola capa gruesa.

 

PASO 4: ÁRMATE DE PACIENCIA Y DEJA QUE SE SEQUE LA PINTURA

Ya has limpiado, lijado, vuelto a limpiar, aplicado el tapaporos y teñido tu mueble. Ahora, el momento de tener paciencia: déjalo que se seque por completo.

La renovación exitosa de tu mueble de madera dependerá mucho de la paciencia que le inviertas. Como toda labor de amor, ésta se merece su tiempo para quedar perfecta ¡No te apresures! La pintura o el tinte de madera con base de agua por lo general secan mucho más deprisa que los productos con base de aceite. Esa es otra ventaja de elegir este tipo de productos.

Como sea, vas a tener que esperar entre 12 a 24 horas como mínimo y dependiendo de lo que diga la etiqueta, para poder continuar con la restauración. No te desanimes, ya falta muy poco para que puedas disfrutar de tu mueble renovado con tus propias manos. Mientras tanto, procura tener tu mueble en un lugar alejado del polvo, mascotas o el agua para que no se arruine tu trabajo.

Si lo tuyo definitivamente no es la restauración manual de los muebles, puedes comprarlos. Conoce las hermosas propuestas que Aristas tiene para ti AQUÍ.

 

PASO 5: VUELVE A LIJAR

Para darle un aspecto más rústico a tu mueble, al estilo shabby chic, debes lijar un poco más.

Toma de nuevo la lija de grano medio y procede a desgastar, cuidadosamente, la pintura por los bordes y las esquinas como tratando de imitar las zonas de desgaste normal del mueble, dejando que aparezca el tono de la madera al natural.

 

PASO 6: APLICA BARNIZ PROTECTOR

Llegó el momento de proteger al mueble para que su belleza dure por muchos años.

El barniz para madera viene en acabados mate, semi-brillo y brillante. Elige el que más te guste. Independientemente de si aplicaste tinte o pintura o si, por el contrario, preferiste dejar la madera “al natural”, es imprescindible aplicar barniz para protegerla.
Sigue estos pasos y tendrás tu mueble viejo como nuevo, le dará un estilo vintage y modernos a tu hogar.

 

Si seguiste estos pasos pero también estás pensando en comprar muebles nuevos, conoce Aristas por dentro, un espacio donde descubrirás nuestra esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp Chat